Nuevos consejeros de una empresa que no existe

Posted on Jueves 13 octubre 2011


En el pleno previsto para este viernes, nombrará nuevos consejeros en la pública Municipal de Calp.

En el pleno de 1 de julio, se nombró como representantes municipales al propio alcalde, junto a Ana Sala y Francisco Cabrera.

Hasta el 26 de septiembre, la gerente de la empresa, dio a conocer al ejecutivo calpino la necesidad de nombrar a dos representantes más, ya que conforme establece los estatutos de la empresa, “la mitad más uno de los miembros del consejo de administración, deben ser concejales del ayuntamiento de Calp, y el resto profesionales de reconocida capacidad en relación con la actividad que constituye el objeto social de la empresa”. En la actualidad además de los concejales nombrados el pasado mes de julio, hay cuatro personas ajenas a la corporación municipal.

En esta ocasión, serán los concejales Manuel Cabrera y Jan Van Parijs, quienes se sumen al consejo de administración.

Lo paradójico de esos nombramientos, es que se realizan después de que  en la junta de gobierno del  12 septiembre, el equipo de gobierno de Calp, del PP, hubiera acordado cerrar oficialmente la Empresa Pública Municipal

En aquel momento, el  portavoz, Francisco Cabrera, decía que la junta de gobierno local ha había tenido conocimiento ese día de que “no queda ni un euro de esta empresa”.

Algo que ya era sabido por todo el municipio,  y que la propia gerente, entendemos que habría puesto en conocimiento del entonces candidato a la alcaldía del PP, ya que formaba parte de su equipo de campaña.

El 26 de septiembre la junta general decidió extinguir la relación laboral con la gerente, con los votos en contra de los socialistas, quienes argumentaron su voto “porque no querían  poner en manos del Alcalde la extinción de la relación contractual al haberse cobrado a lo largo de 5 años cantidades que no estaban contempladas en el contrato aprobado por el Consejo de Administración de la empresa y al no plantearse por parte del equipo de gobierno una propuesta cuantificada que contemple la devolución o compensación de las cantidades indebidamente cobradas por la Gerente”  

Ya en marzo de 2010, este fue tema de debate por la anterior corporación, ya que en junta general, se dio a conocer por primera vez el contrato de la gerente y sus cláusulas. Entre otras la retribución aprobada por el consejo de administración era de 28.975 euros anuales, la gerente acompañaba al contrato un escrito de fecha 10 de agosto de 2006, firmado por ella misma, sin ningún tipo de acuerdo más, en el que decía que su salario sería de 36.000 euros limpios anuales. En esta misma junta, con los votos favorables de solo tres concejales acordó la disolución de la empresa.

Ahora, con una empresa que no tiene gerente, que está en fase de disolución, se nombran más representantes en una empresa que no existe.