Una político, ¿un sueldo? (opinión)

Posted on Jueves 13 octubre 2011


Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato socialista para el 20-N propone que los cargos públicos no puedan percibir más de un sueldo.

Si esta propuesta llegase a aplicarse con todas sus consecuencias, muchas de sus señorías verían notablemente mermado su poder adquisitivo. En la comunidad valenciana, uno de cada cuatro diputados de las Corts, perciben dinero público por el desempeño de más de un cargo.

No le llaman salario, pero consideraciones legales al margen, el caso es que esos pagos van a los bolsillos del político y cada cual elige de dónde percibe el sueldo, según sus intereses, pues suelen optar por el de mayor cuantía. En el caso del alcalde de Calp, César Sánchez, ni que decir tiene que cobra de las Corts, y las dietas por asistencia a plenos, juntas de gobierno y comisiones son municipales..

En las Corts Valencianes, las dietas por asistencia a plenos y comisiones o por kilometraje quedaron exentas de las reducciones que, en junio de 2010, se aplicaron a los sueldos de los políticos en consonancia con la rebaja del salario de los funcionarios. Las dietas son, en este sentido, más ventajosas que el salario estricto.

Situación en Calp

En el acuerdo aprobado, por el bi-partito del gobierno de Calp al inicio de la legislatura,  se acordó la “retribución del alcalde en concepto de asistencia a las juntas de gobierno, comisiones informativas y plenos” cuya cuantía asciende a MIL OCHO CIENTOS (1.800) euros al mes.

El Alcalde de Calp es, a su vez, Diputado en las Cortes Valencianas, y que, como el mismo aseguró en sesión plenaria, por esta dedicación recibirá las retribuciones correspondientes como diputado sin dedicación exclusiva. A la que además habría que sumar las asignaciones por presidencia de comisiones, desplazamiento, kilometrajes y todas aquellas que por su condición de diputado establece las propias cortes valencianas

Indemnización por asistencia.

Según la legislación vigente, “Se entenderá por asistencia la indemnización reglamentaria que, proceda abonar por concurrencia a las reuniones de órganos Colegiados de la Administración”.

El derecho a la percepción de las indemnizaciones, dice la ley,  se causará por la participación personal en las reuniones o sesiones que, formalmente sean convocadas y celebren los órganos para tratar asuntos de su competencia.

Consecuente, no procederá el abono de las indemnizaciones quien no concurra a las reuniones convocadas, aunque la ausencia se deba a causas justificadas.

Lo que dice la Ley

La ley electoral valenciana, establece que: “los Diputados a Cortes Valencianas no podrán percibir más de una retribución con cargo a los presupuestos de los órganos constitucionales, de la Generalitat, o de las Administraciones Públicas”.

Los miembros de las Corporaciones locales percibirán retribuciones por el ejercicio de sus cargos cuando los desempeñen con dedicación exclusiva. En el supuesto de tales retribuciones, su percepción será incompatible con la de otras retribuciones con cargo a los presupuestos de las Administraciones públicas.

Sólo los miembros de la Corporación que no tengan dedicación exclusiva ni dedicación parcial percibirán asistencias por la concurrencia efectiva a las sesiones de los órganos colegiados de la Corporación de que formen parte, en la cuantía señalada por el pleno de la misma.

Se entiende por remuneración cualquier derecho de contenido económico derivado, directa o indirectamente, de una prestación o servicio personal, sea su cuantía fija o variable y su devengo periódico u ocasional.

Conclusión.

Si nos ajustamos a los literalmente dice la legislación vigente, una indemnización es una compensación económica por un daño recibido y que no cuenta como cotización a la Seguridad Social, y son serán ni fijas en el tiempo ni en la cuantía.

Retribución es el pago por un trabajo o servicio y se está de alta en el régimen general de la Seguridad Social. El sueldo es el pago que recibe un trabajador de forma periódica.

El alcalde de Calp, percibe de manera fija la cuantía de 1.800 euros todos los meses, pero según establece la ley de incompatibilidades, “no se podrá percibir, más de una remuneración con cargo a los presupuestos de las Administraciones Públicas”.

Ahora serán nuestros lectores, con su mayor criterio, quienes concluyan, si el alcalde de Calp, César Sánchez, y por consecuencia, muchos otros diputados, concejales, alcaldes y cargos públicos hacen un presunto uso abusivo de la ley, o está tan generalizada esta práctica de recibir retribuciones del erario público que todo el mundo lo consiente.