Eran las tres de la tarde -opinión-

Posted on Viernes 14 octubre 2011


En el pleno de hoy hemos podido comprobar cómo actúa el gobierno de César Sánchez y Antonia Avargues.

Cuando todos conocíamos por la prensa que en este pleno se subiría la propuesta del cierre de TV Calp, cuando se esgrime una propuesta fechada el 20 de septiembre, cuando  desde hace meses el gobierno cacareaba que la televisión de Calp era insostenible,  a los representantes políticos de la oposición, les dan la propuesta cinco minutos antes de iniciar el pleno, y tienen que aprobar la urgencia del tema.

Urgente?, “una cosa es ser urgente y otra es tener prisa”. Esta frase se repetía en muchas ocasiones en la anterior legislatura, y en esta ocasión se puede aplicar, porque  más que urgente, César y Antonia  tienen prisa en despedir trabajadores, después de que ellos hayan puestos a los suyos, quizás sea porque no ¿llega el dinero para pagar las nóminas al final del año?, pues que suelten el lastre que ellos han puesto, casi trescientos mil euros en sueldos, y despiden a cinco trabajadores que no llegan a cien mil.

Las heridas quemaban como soles
a las cinco de la tarde,
y el gentío rompía las ventanas
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
¡Ay, qué terribles cinco de la tarde!
¡Eran las cinco en todos los relojes!
¡Eran las cinco en sombra de la tarde!

Los versos de Lorca, bien nos podrían valer para expresar lo que sentimos los amantes de la libertad de expresión y defensores a recibir información.  Aquí eran las tres de la tarde, cuando: César Sánchez,  Manolo Cabrera, Francisco Cabrera, Ana Sala, Jan Van Perijs, Gabriele Mª Elia Santos, Miguel A. Martínez, Bernardo Moll, Matias Torres, Antonia Avargues  y Carol Saunder, daban “la cornada de muerte “a TV Calp.

 Hay que tener estos nombres bien presentes, porque pasarán a la historia reciente de Calp como los políticos que dieron el cerrojazo a un medio de comunicación. Pero también hay que recordárselo a los militantes y simpatizantes de sus partidos, Partido Popular, Calpe Independientes y Los Verdes, pues ellos han sido apoyándose unos a los otros los que han silenciado la voz que llegaba a la casa de los calpinos y que daba a conocer la actividad política, social, cultura, deportiva…. Ahora qué?, Quién ocupará su lugar?.

De nada han servido los alegatos de Gent de Calp, Alternativa Popular y Partido Socialista, ni tampoco la del clamor popular, para evitar el cierre de la televisión local.

El gobierno calpino, espoleado por alguna asesora, que por lo visto dirige los destinos del ejecutivo, no ha valorado el daño que el cierre de un medio de comunicación produce en la sociedad.