In Memorian de Maite Boronat

Posted on Miércoles 7 diciembre 2011


 El próximo sábado día 10 hará DIEZ AÑOS de la desaparición de nuestra MAITE BORONAT. Parece que fue ayer cuando entró en mi despacho y me dijo “Javier mañana no voy a poder estar en el pleno, voy a Valencia a un acto de mujeres”, le dije que el pleno de mañana es el de los presupuestos, el más importante del año y me contestó: “ mi voto no es necesario, tenemos una mayoría suficiente para aprobarlo y para mi es muy importante estar con todas las mujeres del Partido Popular y en especial con Ana Botella la mujer del presidente Aznar”.  Le dije que también es la comida de los Delegados de Zona de Navidad y me contestó: “Javier estaré a la hora de la comida en el Pepe Juan, no te preocupes”. Esa fue la última vez que hablé con ella.

Salió un día lluvioso y triste como si fuera un presagio de lo que iba ocurrir. Después del pleno, como estaba previsto,  nos fuimos a comer todos los compañeros de gobierno con los delegados de zona y como era mi costumbre, la silla de Maite, estaba a mi derecha, vacía, esperando su llegada. Empecé a preocuparme, eran más de las tres y aún no había llegado, le llamé por teléfono varias veces y no me lo cogía, no era normal, ella siempre contestaba a mis llamadas, había un silencio extraño en la comida, nadie hablaba. Hasta que sonó el teléfono de Leo, todos vimos como cambió su cara y pálido, sin mediar palabra, me pasó el teléfono. Era el Jefe de la Policía Local y me dijo:  “lo siento Javier, me han llamado de Oliva para decirme que Maite Boronat ha tenido un accidente…….”, todo se derrumbó a mi lado, no sabia qué hacer ni que decir; me levanté y me siguió Moisés, nos fuimos a la casa de Maite, y en la calle nos encontramos con su marido Ramón, al vernos nos miró y dijo afirmando “le ha ocurrido algo a Maite, verdad”.

Desde ese momento hasta hoy han pasado muchos años, pero para mi sigue nítido en mi mente todo lo ocurrido. Cada vez que paso por la zona de la autopista donde tuvo el accidente, vuelve a mi mente su imagen, me ocurre muchas veces, que aunque venga medio dormido, porque normalmente conduce Tino, cuando llego a ese lugar me despierto automáticamente.

Su recuerdo, sus proyectos y sus ilusiones para mi han seguido siéndolo durante estos últimos diez años. El Centro que ella inició, se finalizó y puedo asegurar que es la obra de la que más orgulloso me siento, de todas las que realizamos en mi gobierno, como ya lo he dicho en innumerables ocasiones, en público y en privado.

 Lleva su nombre, lo cual hace que aún nos acordemos más de ella. En mis asiduas visitas al cementerio siempre paso a visitarla y siempre me gusta leer la frase que consta en su lápida: “Alguien deja de estar vivo cuando le olvidan, no cuando muere”.

Maite tú y tu sonrisa,  siempre estarás en nuestros corazones.

                                                                                   Javier Morató Vives

                                                                                      Ex Alcalde de Calpe

Anuncios