Los moros y cristianos y el sentido común

Posted on Jueves 3 mayo 2012


Hacía tiempo que en la fiesta de Moros y Cristianos no me emocionaba tanto como el pasado sábado 28  de abril. Acompañar a mi capitán berberisco Marcos Fuster, junto con cinco capitanes berberiscos a su lado (Joaquín Ivars, Andrés Ortolá, Enrique LLinares,  Juan Santos y un servidor) me llenó de satisfacción y orgullo, por muchas razones.

La primera de ellas era que el sentido común había triunfado y la Fiesta era una realidad, otra era que después de más de treinta años de vivir la Fiesta, que todos los capitanes berberiscos (a excepción de nuestro querido Domingo Crespo, fallecido) siguieran en ella. Esto significa claramente que, pese a las dificultades surgidas durante estos años y especialmente en el último, la Fiesta seguía fuerte y los intereses de Calpe y de los Moros y Cristianos estaba y están por encima de cualquier decisión personal, pues el sentido colectivo, en este caso, ha primado sobre cualquier otro.

Ha pasado ya mucho tiempo desde la creación de las fiestas de Moros y Cristianos, recuerdo claramente que Joaquín Sala (Ximo Tarrasala) estaba estudiando en Alcoy, vivía en la calle San Nicolás y allí íbamos a verle los amigos y por supuesto, disfrutábamos de una fiesta única como es la de Alcoy. Al finalizar los estudios y venir a Calpe, Ximo impulsó la creación de la Fiesta, y como siempre, contó conmigo y con otros más que nos embarcamos en ese proyecto siguiendo las directrices de la de Alcoy, excepto en lo que se refiere a la participación de mujeres  y así en el año 1976 hicimos la primera prueba. Poco a poco fue cogiendo fuerza y hoy es lo que es, la primera Fiesta Local por antonomasia, y hoy en día ya forma parte de la idiosincrasia de Calpe y parte fundamental de nuestra oferta turística y de nuestra riqueza, tanto cultural como económica.

 Me viene a la memoria la forma en que fui nombrado capitán por mi Filá. Todo empezó de broma, en el Bar Calpe. Mis compañeros empezaron a decirme “viva el capìtá”, etc., y poco a poco fui ilusionándome, luego llegó el día de la presentación de candidatos y lo hice como voluntario (hoy día no hay muchos) y sin esperarlo mi buen amigo Antonio Crespo (Antonio Tonico) también se presentó, nuestra Filá era y es una gran familia y no estábamos por la labor de votaciones, así que Domingo Crespo, nos cogió a Antonio y a mi, nos llevó al patio de nuestra kábila y solo los tres, nos propuso echarlo a suertes, a cara o cruz, la cuestión es que la suerte me sonrió y se inclinó a mi favor, por lo que fui nombrado  “Capitán Moro 1981”.

Fue sin lugar a dudas, uno de los años más bonitos de mi vida, me sentí como en una nube, por supuesto, conté con  la ayuda de mi familia y de todos mis compañeros de Filá y también de muchos más. Necesitaría muchos  folios para poder contar todo lo que viví, desde el accidente de la playa del Bol, hasta la emoción sin limites en la bajada de Gabriel Miró, que por cierto, finalizaba el desfilé en la calle Corbeta, aún me acuerdo de las palabras de Enrique Pastor (otra gran festero) cuando al bajar de mi carroza, me abrazó emocionado y repetía muchas veces “de película Javier” , “de película”, pienso que había valido la pena el esfuerzo y el trabajo de todos.

De todo eso ya han pasado TREINTA Y UN AÑOS, sin embargo parece que fue ayer y casualmente coincidíamos con la capitanía de la FILA CONTRABANDISTAS, lo cual, no había vuelto a ocurrir  nunca hasta este año.

 El Capitán de los Contrabandistas era mi buen amigo JOSE ANTONIO NAJARRO, me acuerdo que inmediatamente nos pusimos de acuerdo ambos capitanes y organizamos la capitanía de forma conjunta en la mayoría de los actos. Hicimos la cena de los capitanes conjuntamente, visitamos a los sastres juntos, a las carrozas juntos y muchos actos que ahora no vienen a mi memoria. Hicimos unas capitanías, tanto cristiana como mora, preciosas y el trabajo de nuestras filaes, que fue mucho, se comprobó al finalizar todos los actos. Ese cariño y ese “germanor” quedó para siempre en nuestros corazones.

Hoy, que volvemos a coincidir las dos capitanías, cogen nuestro testigo (el de José Antonio y el mío) dos grandes festeros que  desde  pequeños han formado parte de la Fiesta en todas sus facetas,  Berberiscos y  Contrabandistas han elegido a dos personas hechas por y para la Fiesta de Moros y Cristianos, con una gran capacidad de trabajo y un gran amor a la Fiesta, que nadie lo dude, por eso, estoy convencido que tanto MARCOS FUSTER,  como  JAIME VIVES JR. , junto con sus  filaes,  van  a  hacer  que nuestra Fiesta sea el orgullo de nuestro pueblo y de nuestra comarca, sabedores de las difíciles circunstancias que estamos pasando, lo van a compensar con trabajo e ilusión.

También nuestra Filá cuenta con el máximo cargo festero, LA ABANDERADA DE LA ASOCIACION, que recae este año en CARMEN ORTOLÁ, otra gran festera, que ha tomado el cargo con gran ilusión, sabe que cuenta con el apoyo de todo su Filá y en especial, de su familia, festeros por los cuatro costados.

La incertidumbre, la desazón ha quedado atrás, la Fiesta es una realidad, pienso, como muchos que se ha fortalecido y que ha valido la pena pasar esos malos momentos de estos últimos días. Mi más sincera enhorabuena a todos los festeros por vuestra madurez y sentido común, la Fiesta y los que disfrutamos de ella os lo agradecerá y Calpe sus visitantes, más aún.

                                                                              Javier Morató Vives

                                                               Capitá Moro 1981 de la Filá Berberiscos